Grooming en Pergamino

Por medio de la investigación, que comenzó a fines de septiembre de este año, relacionada con el delito de pornografía infantil o, precisamente, Grooming, el titular de la Fiscalía Nº3 de Pergamino, especializada en los delitos conexos a la trata de personas, Nelson Mastorchio, ha logrado procesar en dicha localidad, perteneciente al Departamento Judicial Pergamino, a un joven dedicado a obtener fotos de menores desnudas para traficarla a través de una red internacional de pornografía infantil.


El fiscal explicó que “Todo surgió por una investigación que preocupa a las máximas autoridades judiciales del país a partir de datos enviados por una organización norteamericana (NCMEC - The National Center for Missing & Exploited Children) que investiga los casos de acosos infantiles por Internet. A raíz de la reunión de los procuradores generales de todo el país se detectó que había un peruano captando víctimas menores de edad en nuestro país. Según este relevamiento, más de ciento treinta niñas eran obligadas a filmar vídeos desnudas o tomarse imágenes de tipo sexuales.”


A partir de los especialistas estadounidenses que han brindado ubicaciones precisas de sospechosos de este tipo de maniobras ilegales por las redes sociales, se determinó que un joven pergaminense de 23 años traficaba pornografía infantil bajo un mismo patrón delictivo con respecto a sus víctimas, a quienes las ha sometido a tomarse siempre las mismas poses de fotografías, entre otras cuestiones.


Así, el lunes 12 de diciembre, se hizo el allanamiento en la vivienda del imputado en el barrio Villa San José; procedimiento que duró doce horas y en las cuales se recolectaron computadoras; Ipad; Cds; teléfonos celulares, todo tendiente a buscar evidencia almacenada en dichos equipos tecnológicos.


El contenido de las imágenes capturadas en archivos digitales ha sido impactante para los investigadores y ahora resta someter a análisis de especialistas todo el equipamiento informático incautado aquel día.


Cabe resaltar que el groomer peruano y el pergaminense están conectados y pertenecen a la misma red. Gracias a las pericias pudo demostrarse que el peruano había intercambiado al menos catorce fotografías y videos con el joven estudiante.